sábado, 9 de junio de 2012

La revolución de las relaciones humanas

Esta noche mirando mis lunares he pensado sobre algo que se dice sin pensar mucho: Mucha gente habla de las redes sociales y la web 2.0 como algo que separa personas. 

"La comunicación ya no es lo que era, antes mirabas a la gente a los ojos y hablabas con ellos cara a cara. Ahora sin embargo el contacto es frío, lejano, virtual... La gente ya ni se llama por teléfono, ahora se usa whats app. El contacto físico está pasando a un segundo plano. La gente no se toca, no se huele, no se besa. Las relaciones han perdido toda la emoción."

Quizás se ha hablado mucho de este tema, y es obvio que la comunicación ha cambiado, pero ¿es cierto que internet separe a la gente? Yo creo que ocurre todo lo contrario. No solo une a personas sino que además une a millones de personas. No sólo te conecta con seres conocidos, sino que puedes sentir empatía por alguien que no has visto en tu vida. Puedes conectar en ideas y pensamientos con personas de alto interés para ti que de otra forma hubiera sido imposible acercar a tu vida. Puedes aprender del ser humano leyendo un blog, respondiendo un tweet, compartiendo fotos...

Los avances tecnológicos hay que aprovecharlos. Seguro que alguien creyó que con la llegada del teléfono las personas se iban a distanciar mucho más físicamente y que las emociones no se vivirían igual. Pero os formulo, sabi@s lector@s, una sencilla pregunta: ¿Quién no ha esperado al otro lado del teléfono "la llamada"? o ¿A quién no se le han puesto los pelos de punta cuando al otro lado del auricular le han dicho "espérame, voy a tu casa"? 

Yo creo que las emociones las generan las personas, no importa el medio. 
Tecleé la última palabra con fuerza y esperé una respuesta... Silencio. Al minuto me arrepentí profundamente y quise borrarlo todo, aunque ya era tarde. Idiota. Era lo que sentía, lo había pensado hacía cinco minutos y si lo hubiera tenido delante se lo hubiera dicho. Pero las palabras se las lleva el viento y aquella frase brillaba a fuego negro sobre el blanco impoluto de mi pantalla de ordenador. ¿Qué hacer? En ese momento apareció como de la nada su respuesta y mi corazón empezó a latir tan fuerte que las letras bailaban ante mis ojos: Yo también
(Por ejemplo)
Somos seres sociables, pensamos en grupo, una especie que vive en comunidad y gracias a internet la conexión no tiene límites. El mundo entero es una comunidad que comparte experiencias, sabiduría y emociones humanas. La distancia por fin no es un impedimento porque, lejos de alejar a la gente, en la red no existe el tiempo ni el espacio, solo el contacto entrelazado de millones de experiencias humanas.

1 comentario:

  1. Es más, yo creo que las redes sociales, internet también te dan la oportunidad de "escuchar" lo que nos dicen otra personas que no hemos visto nunca, sus pensamientos, sus inquietudes, sin tener el condicionamiento que puede suponer el lenguaje no verbal, la aceptación o rechazo que te puede producir el físico de la otra persona.... aunque, también es cierto, que el cara a cara puede descubir la verdadera personalidad del otro, por lo que puedas percibir en su tono de voz, en sus movimientos...

    Mira, como diria mi madre: TODO ES BONITO

    ResponderEliminar