sábado, 24 de noviembre de 2012

25 N. Día Mundial contra la Violencia de Género

Hace dos años terminé un Máster en Gestión Publicitaria donde aprendí dos cosas básicas:
  1. Que la diferenciación es la norma básica para defenderte en publicidad
  2. Que en el sistema capitalista en el que vivimos, la publicidad se alimenta de la sociedad y ésta a su vez de la publicidad.
También aprendí (o más bien, reafirmé) que la publicidad sigue siendo un medio para preservar el poder masculino sobre el femenino, donde los estereotipos y roles de género siguen bien diferenciados, para que no haya dudas.

Cada alumn@ debía realizar un TFM (trabajo final de master) de tema libre. Yo elegí adentrarme en un lugar oscuro donde la publicidad podía llegar a convertirse en un lugar de aprendizaje para la sociedad, de ruptura con cánones establecidos, un lugar donde el/la ciudadano/a se cuestionase su propia realidad.

La violencia de género es el crimen más silenciado de la historia donde mujeres de cualquier escala social, país, cultura.. viven un autentico infierno bajo las paredes de su propio hogar causado por la persona a quien ellas aman. 

Me interesaba el tema porque soy mujer y soy ciudadana de un país "libre" donde  mueren cada año una media de 70 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas. ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Qué se nos escapa? ¿Puede la publicidad aportar algo positivo a esta lacra?

Para empezar, la publicidad contra la violencia de género dista mucho de los objetivos principales fijados en el Plan Nacional de Sensibilización y Prevención de la violencia de género del ministerio de Sanidad, Politica Social e Igualdad de nuestro País. Estos objetivos son:
  • MEJORAR LA RESPUESTA FRENTE A LA VIOLENCIA DE GÉNERO
  • CONSEGUIR UN CAMBIO DE MODELO SOCIAL AVANZADO EN EL DERECHO DE CIUDADANÍA
Sin embargo, como digo, parece que hasta ahora los objetivos hayan sido: Informar y sensibilizar. Es cierto que era necesario dejar de silenciar el problema, dar apoyo e información legal a las mujeres y sensibilizar al resto de la población contra la violencia de género pero... ¿Por qué no se ha conseguido ese cambio social? ¿Por qué sigue existiendo la violencia contra las mujeres?

A mi modo de ver, en lo que se refiere a publicidad, todos los mensajes han sido dirigidos pero no a todos los destinatarios. La violencia contra las mujeres es un problema social, una vulneración de los derechos humanos y de ciudadanía. Es el símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad y por lo tanto afecta a todos

No podemos obviar que quien ejerce la violencia es ese hombre agresor, ciudadano como cualquier otro a quien no se le está dirigiendo ningún mensaje en las campañas.

Y aquí viene el cambio que planteé en mi TFM: Ninguna campaña institucional sobre sensibilización de cualquier otro tema que no sea violencia de género va dirigida a quien sufre las consecuencias, sino a la persona que voluntaria o involuntariamente crea un desequilibrio más o menos perjudicial para la mayoría de l@s ciudadan@s.

Me viene a la mente los spots de la DGT. En ningún caso se le dice al/la conductor/a "cuidado en la carretera, que hay mucho loco suelto", sino que el/la destinatario/a adopta el rol de conductor/a-protagonista que debe modificar su conducta (quitar el pie del acelerador, no fumar mientras conduce, evitar coger el coche si ha bebido alcohol, etc.) para evitar cualquier desgracia, tanto para con los demás como para sí mism@.

Sin embargo, los spots contra la violencia de género siempre van dirigidos a la sociedad en general, no maltratadores, sino espectadores; o a la mujer víctima o posible víctima de violencia. También comprobé la presión social que vive la víctima en estos anuncios donde se le incita a que cambie de situación, como si fuera ella la que ha originado el problema; incluso en alguna campaña eran los propios hijos de la pareja quienes le decían a la víctima "mamá, hazlo por nosotros"

De verdad, ¿a nadie se le ocurrió que esos niños se dirigieran a su padre-agresor con el mismo mensaje?

Muchas personas al ver estos spots pueden pensar "si es que hay que ser tonta, seguir con ese hombre es de locos". Me duele creer que lo que le llega al/la destinatario/a de estas campañas sea la imagen de una mujer tonta, que aguanta porque quiere, que incluso puede llegar a gustarle los tipos duros y que además es egoísta porque aún sabiendo la infancia que le está regalando a sus hij@s, ella decide seguir con ese hombre.

Nada más lejos de la realidad.

Las relaciones de poder y dominación que se esconden tras ese hombre violento y esa mujer tonta se remontan 5000 años atrás en nuestra historia. El fenómeno de violencia contra las mujeres va mucho más allá de una relación pasional, es una de las consecuencias psico-emocionales que acarrea el ser humano por nuestra herencia histórica regida por el orden patriarcal.

Por todo ello creí que los destinatarios a los que se dirigen no son los más adecuados en estas campañas. Deberían dirigirse, a partir de ahora, a los que deben cambiar su conducta, a los que tienen el problema.

A mi modo de ver...
 
ES DE ABSOLUTA IMPORTANCIA QUE ESTOS HOMBRES ENCUENTREN EL ESPACIO PARA CUESTIONARSE A SÍ MISMOS. 

¿Y si ese espacio pudiera aportarlo la publicidad? 

Mi propuesta para el TFM y mi pequeña aportación para conseguir ese verdadero cambio social fue la creación del siguiente spot ficticio del Ministerio de Sanidad, Política social e Igualdad:   




Campaña: ¿Y SI SOMOS IGUALES?

Objetivo: Abrir una puerta en la mente de los hombres para que se cuestionen a sí mismos, en lo que se refiere a las relaciones de género y de esta forma cambiar los códigos de poder, establecidos socialmente, de los hombres sobre las mujeres para erradicar a largo plazo la violencia de género.

Target: En este orden: Hombres adultos, jóvenes y adolescentes agresores o futuros agresores de violencia de género. / Hombres adultos, jóvenes y adolescentes no agresores aunque micromachistas y microviolentos dentro de la sociedad. / Hombres y mujeres adult@s, jóvenes y adolescentes patriarcales en general.

Equipo

Actriz: Beatriz Montiel
Actor: Josema Diez-Pérez
Voz en off Masculina: Chema Noci
Voz en off femenina: Beatriz Montiel
Fotografía: Sergio Parra
Ayudante de fotografía: Víctor Prieto
Peluquería y maquillaje: Chema Noci
Sonido: José Ignacio Hita
Montaje Audio-Visual: David Vicente (1 Trazo Design)

Idea Original: Beatriz Montiel


Gracias a todos los hombres que se han implicaron de forma desinteresada en este proyecto: A Josema Díez-Pérez por su sensibilidad y apoyo incondicional en todo momento y por dar vida con su imagen a los hombres igualitarios (nos hacen falta), a Chema Noci por prestar su voz y su talento para que cada golpe pareciera real, a Sergio Parra por iluminar con sus flashes el camino hacia el "bientrato", a Víctor Prieto por responder al otro lado con esa gran sonrisa cautivadora, a José Ignacio Hita por buscar un hueco dentro del caos y convertirnos en sonido y a David Vicente de 1 Trazo Design por hacer de una idea una realidad visual.

Muchas gracias a todos, chicos!



1 comentario:

  1. Muy interesante y muy cierto todo. Y el spot me parece que no puede estar mejor.Sin duda vivimos en una sociedad patriarcal, y esto lleva así montado muchos, muchos siglos. Pero en el principio de los tiempos, los dioses eran mujeres. Y la mujer era el poder. Quizás algún día el ser humano logre una vida y una sociedad equilibrada, al menos antes de que el Sol se trague la Tierra. Si no, no habrá merecido la pena tanto dolor y miseria...

    ResponderEliminar